Charlie deambulaba abandonado en Sevilla durante el mes de de julio, en el estado que muestran las fotos. Barbara y su pareja no dudaron en rescatarlo y ponerse en contacto con nosotros. Gracias a ellos y a la Clinica Ronda Capuchinos de Sevilla, Charlie ha pegado un cambio espectacular pero aún sigue luchando. Es un galgo buenisimo, agradecido con las personas y noble con gatos y otros perros. Ahora necesita una familia definitiva.

Gracias a las casas de acogida como la de Barbara y familia, a Kiko y todo su equipo veterinario, a Monica y Lucia por estar siempre ayudando desde Sevilla y gracias a todos los socios y donantes particulares con cuyas aportaciones podemos sacar adelante casos como el de Charlie. Creo que el gesto de Charlie en estas fotos vale mas que todas estas palabras.