¡Hola!

El pasado 6 de diciembre fuimos desde Vitoria a Novés (Toledo) a buscar a Dover, a su casa de acogida. Hicimos 450km de regreso felices con nuestro nuevo miembro de la familia.

La primera noche no se separó de la alfombra de nuestra cama, la segunda ya durmió en su lugar.

La adaptación está siendo perfecta. Cariñoso, limpio, juguetón, elegante… se ha ganado su sitio en la familia.

Hoy le hemos soltado por primera vez en una campo sin peligros para jugar con otros perros vitorianos (muchos de adopción) y se ha portado muy bien. Corre como un galgo en el campo y en casa se comporta como un lindo gatito (con alguna pequeña fechoría sin importancia).

Nos quedan algunos retos por superar: bajar las escaleras de casa, quedarse en el hogar solo (siempre queda en compañía de la abuela de 85 años), que se recupere de su erlichia, y que coja un poco de peso (se ha quedado muy flaco a pesar de que come como una lima).

Un proyecto de familia que se ha hecho realidad. Parece mentira que sólo lleve 15 días viviendo con nosotros.

Blanca

Dover02_620x400

Dover03_620x400

Dover04_620x400