Ahora hace ya un año y poquito que tenemos a Ichi.

El progreso ha sido increíble. Al llegar a casa ¡prácticamente estaba descubriendo que habían escaleras! En pocas semanas aprendió a subirlas y bajarlas a la perfección.

Venía con una lesión mal curada, rotura de pata, y prácticamente no la apoyaba. En pocos meses ya andaba con normalidad, ¡incluso ha aprendido a utilizar su lesión! Cuando le dices que no a algo, se hace la coja para recordarte que tiene una lesión, dar pena e intentar salirse con la suya!

Es muy sociable con la gente y con los demás perros. Las personas con las que nos cruzamos se sorprenden de lo sociable que es, les extraña que un galgo no tenga miedo.

Unicamente decir que si pudieramos tendríamos la casa llena de Ichis.

Saludos y gracias por el trabajo que realizáis a diario.

Anna y Marc

Ichi02_620x400