Mento, de color blanco, y Quentin, de color negro, son compañeros inseparables, abandonados por un cazador. El lazo afectivo que comparten es extraordinariamente fuerte, y es una alegría presenciar su interacción. Aunque el solo hecho de estar juntos les hace felices, necesitan un espacio al exterior donde poder desahogarse corriendo y jugando.

Los dos son galgos grandes, muy juguetones y fuertes. Mento es el más tímido, totalmente dependiente de su amigo alfa, hasta para salir a pasear, mientras que Quentin se muestra abierto y cariñoso, con mucha presencia y los ojos super expresivos.

El que los adopte se asegura de una gran lealtad y mucho cariño.

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?