El 31.12.2014 ha sido el día. Un día agridulce.

Agrio porque se ha procedido a la enucleación ocular de Penny, no por un accidente, ni por una malformación, sino porque alguien despreció su vida.

Dulce porque todo ha salido bien.

Penny es una campeona. Su calidad de vida no va a mermar, al revés, dejará de sufrir ese dolor crónico que padecía, y continuará aprendiendo a ser feliz, aprendiendo a confiar, dejándose querer.

Ahora Marc, que la acoge en Barcelona, la seguirá cuidando y mimando mientras se recupera y espera a su familia definitiva. Muchas gracias Marc por tanto cariño.

Agradecidos también a Paco Simó del Instituto Veterinario Oftalmológico por su enorme profesionalidad, y también a todo el equipo por el gran trabajo realizado hoy.

Penny302_620x400

Penny303_620x400