Rubí es otra galga rescatada de la calle y operada en su pata para ofrecerle la mejor vida posible.

Pequeña y tímida, Rubí ya empieza su recuperación en casa de la voluntaria Teodora, con sus perros que le enseñaran a jugar y ser feliz.

El Dr. Novoa tuvo mucho trabajo para reducir el fragmento de maléolo que, tras semanas desprendido, era muy difícil recolocar por la inflamación y fibrosis de la zona.

Esperamos encontrar a la familia que merece esta joya.

× ¿Cómo podemos ayudarte?