Tania Abitbol Oevermann, generosa colaboradora a la noble causa de SOS Galgos, acaba también de publicar un libro de fotografías de relevante calidad. Si deseas verlo, o comprarlo, éste es su link.

Su venta le permitirá seguir haciéndonos tan importantes aportaciones, y además es un regalo muy bonito para los amantes de la fotografía.

[hr_small]
BIRMANIA

Un viaje evocador, lleno de sensibilidad y poesía, que muestra la profunda belleza de un país que mira con esperanza hacia el futuro.

Birmania es un país especial, fruto de una mezcla de diferentes culturas e influencias que a lo largo de los años, y a pesar de los conflictos recientes, han forjado el carácter de un pueblo amable, respetuoso y enormemente acogedor.

Las fotografías de Tania Abitbol rinden homenaje al corazón de sus gentes desde diferentes ángulos elementales para comprender el funcionamiento secreto de una sorprendente sociedad: el agua, el espíritu y la vida. A través de su mirada, nos acercamos a sus templos, sus puentes, sus amaneceres, sus oficios, sus lagos, sus momentos de ocio y sus niños. Birmania es un viaje evocador lleno de sensibilidad y poesía, que muestra la profunda belleza de un país que mira con esperanza hacia el futuro.

La frase “una tierra distinta a cualquier otra conocida” que años atrás escribiera el poeta británico Rudyard Kipling haciendo referencia a Birmania es perfecta para describir lo que se siente al visitar por primera vez este mágico y fascinante país asiático. Las más de ciento cincuenta minorías étnias, unos parajes de ensueño y una población orgullosa como la que más de su nación, la cual debido a un inquebrantable aislamiento político, mantiene un estrecho vínculo con sus costumbres y tradiciones, hacen de la visita a este rincón del mundo un inolvidable viaje al pasado.

[hr_small]
TANIA ABITBOL

Nació en Madrid en 1965. Durante años fue jugadora de golf profesional y ello despertó en ella un fuerte deseo de conocer más a fondo cada uno de los rincones del planeta. Con el tiempo, y debido a una grave lesión de espalda, decidió cambiar los palos por un buen equipo fotográfico para poder así desarrollar con mayor profundidad su gran pasión por las artes plásticas.

Ha viajado por medio mundo con sus cámaras colgadas del hombro en busca de esos fugaces e irrepetibles momentos que, sin esperarlo, aparecen ante nosotros, para intentar plasmar, siempre desde una mirada amable y respetuosa, la vida cotidiana y las costumbres de las diferentes culturas que ha tenido el inmenso placer de conocer a lo largo del camino. Con ello trata de reflejar, de una manera clara y quizá algo poética, la verdadera esencia del lugar que visita.